Capital de Egipto y la mayor ciudad de África y Oriente Medio. Sus más de dieciocho millones de habitantes convierten a esta metrópoli en un hormiguero diario que abarrota sus calles. El cairo es una ciudad misteriosa, con un encanto especial. Desde el amanecer hasta la puesta de sol, el murmullo de la ciudad se entremezcla con el canto de los almuédanos que llaman a la oración desde sus miles de alminares; de ahí que también se le conozca como la (ciudad de los mil Alminares).
Su origen se remonta a la época faraónica, pero no fue hasta la invasión Persa del año 525 AC., cuando comenzó la dominación extranjera que no terminaría hasta la revolución de 1952. En el 642, Amr Ibn Al As alcanzó el Nilo, donde levantó - El Fustat - (el campamento), la actual El Cairo. Y es en el cairo donde todo viajero debe quedar impresionado con sus monumentos y característico ambiente. Así, no hay que perderse el magnífico Museo Egipcio, la mezquita de Mohammad Ali en la Ciudadela de Saladino, el bullicioso bazar de Khan El Khalily o, cómo no, las imponentes pirámides de Guiza, así como las zonas arqueológicas de Saqqara y Dahshur. Además de todo esto hay que dejarse seducir por sus atestadas calles y disfrutar de la atmósfera cairota, porque quien visita el cairo está visitando Egipto entero